Paola Cohen, formas interiores

Paola Cohen, formas interiores.
Producción 2011-2012

Es a través de la abstracción expresiva que Cohen logra dar un cuerpo de obra atractivo y sugerente, conformado por pinturas que, sin plantearse desde la conformación de una serie, conectan unas con otras y fluyen provocando similitudes y diferencias desde la repetición de signos plásticos y gráficos.

Así, las inquietudes que plantea la obra de esta artista podrían llegar a centrarse en los modos de representación de experiencias y afectos, de recuerdos y evocaciones, que siempre dicen algo más de lo meramente pintado.

En la búsqueda expresiva a partir de sus flores Paola logra traer evocaciones personales que se viven muy íntimas, develando una sensibilidad particular. Esto también se reitera en las obras que incluyen frases y grafismos, como un signo más que intenta introducir un logos racional en el pathos del color y de la forma en el que se insertan y con el que dialogan o se contradicen.

Pero siempre hay un equilibrio, la búsqueda de una ascesis, el vislumbre de una posible calma que trace caminos en el aire enrarecido de las capas de color. Es que Cohen propone la pintura como un modo de encontrarse, una apuesta por lo vital, lo necesario, lo permanente del ser que se sostiene en su conciencia pero que siente el exterior que avanza y retrocede como olas de mar.

Paola Cohen propone incertidumbres que no se tiñen de angustia aunque nos inquieten. Propone un doble juego entre lo visible y lo invisible, lo dicho y lo que parece a punto de decirse, el infinito de chances que abre la combinación plástica se cierra en una jugada formal sin mucha explicación porque su carga es poética, la poética de quien obra mirando para adentro, en un ir y volver por el mundo de los sentimientos, los impulsos y la reflexión.

twitter   facebook